¿A quién atendemos?

¿Cuáles son los diagnósticos más comunes encontrados en los retrasos del desarrollo? ¿Qué diagnósticos pueden estar a la base de un retraso del desarrollo?

Trastorno de Espectro Autista (TEA): es actualmente una gran categoría diagnóstica en el DSM V (año 2013). En el DSM IV (año 2000) el TEA estaba dentro de una categoría llamada Trastorno Generalizado del Desarrollo (TDG) que incorporaba 5 diagnósticos:

Ÿ•Trastorno de Espectro Autista
Ÿ• Síndrome de Asperger
• ŸTrastorno Desintegrativo Infantil
• ŸSíndrome de Rett
Ÿ• Otros TGD

Hoy en día el diagnóstico de TEA engloba lo que en anteriores Manuales Diagnósticos se describía como Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD). No se conoce una causa directa de TEA, pero hoy la comunidad científica propone que existen genes específicos relacionados con la aparición de TEA en la infancia. No existe una cifra de casos de niños con TEA en Chile, sin embargo estudios epidemiológicos realizados en Europa, apuntan una prevalencia de aproximadamente 1 caso de TEA por cada 100 nacimientos (Autism-Europe aisbl 2015). En estudios recientes realizados en EEUU (CDC, 2012) los datos son de 1 caso por cada 88 niños.

Para más información à ¿Cuáles son los signos de alarma del Trastorno de Espectro Autista?

Asperger: actualmente se encuentra dentro del diagnóstico de TEA según DSM V y es conocido como el Síndrome de Asperger, que engloba un conjunto de síntomas y signos. El Síndrome de Asperger se suele diagnosticar cuando el niño está en edad escolar, ya que en etapas anteriores suelen aparecer algunos signos de alerta pero que evolucionaron favorablemente con el tiempo. Usualmente el niño/a diagnosticado/a con Asperger presenta dificultades en la interacción social y en la comprensión de las relaciones interpersonales, necesitando de mayor apoyo durante la etapa escolar.

Trastorno por Déficit de Atención (TDA): Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo, caracterizado por inatención e hipertactividad/impulsividad (DSM V). Actualmente la comunidad científica concuerda en que existe una base neurobiológica que explicaría los signos del TDA y que puede acompañarse o no de signos de hiperactividad. La prevalencia mundial del TDA es de 5.29% en niños de edad escolar (Polanczyk G et al., Am J Psychiatry. 2007).

El TDA tiene tres formas de presentación (DSM V):

•Ÿ Presentación predominante de falta de atención à la conducta prevalente es la falta de atención, más frecuentemente en niñas
•Ÿ Presentación predominante hiperactivdad/impulsividad
•Ÿ Presentación mixta à presenta los tres signos (inatención, hiperactividad e impulsividad)

Es común que los niños con diagnóstico de TDA presente concomitancia con otros diagnósticos (como trastornos del ánimo, dificultades de aprendizaje, entre otros) por lo que un abordaje temprano se hace necesario para prevenir o pesquizar a tiempo otras comorbilidades. Además, es común que el área de mayor necesidad de apoyo sea el contexto escolar, principalmente por las conductas disruptivas que se visualizan en dicho espacio.

Para mayor información de la aplicación de ABA en TDA, consulte el siguiente link.

Síndrome de Down: es un conjunto de síntomas y signos de origen genético, que radica en una copia extra (total o parcial) del cromosoma 21. Los rasgos físicos del Síndrome de Down incluyen bajo tono muscular, macroglosia, nariz achatada, boca y ojos pequeños, inclinación hacia arriba a los ojos y un solo pliegue profundo por el centro de la palma. Para más información sobre los signos físicos del Síndrome de Down, consulte aquí. Existen casos de niños con Sd. Down que presentan concomitancia con TEA, por lo que se hace necesario un abordaje integral de las necesidades del mismo.

Existe evidencia que respalda el uso de programas basados en ABA para aumentar y mantener el lenguaje expresivo y espontáneo en niños con Síndrome de Down y TEA. También se ha visto que el uso de ABA puede ayudar con las conductas disruptivas presentes en niños con Sd. De Down.

Para mayor información en la aplicación de ABA en las conductas disruptivas de niños con Sd. Down, consulte aquí.

Trastornos de la comunicación

A) Trastorno del Lenguaje

También conocido como Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), hace referencia a un conjunto de dificultades en la adquisición del lenguaje que están presentes en un grupo de niños que no evidencian problemas neurológicos, cognitivos, sensoriales, motores ni sociofamiliares. Antiguamente también era conocido como disfasia o afasia infantil o afasia evolutiva.

Los niños con TEL presentan problemas tanto en la expresión como en la comprensión de los distintos componentes del lenguaje. Sin embargo, el problema gramatical es relevante por ser específico y por ello funciona como un marcador clínico para su diagnóstico. Puede tener predominancia en los problemas expresivos (Trastorno del Lenguaje Expresivo) o tener ambos componentes afectados (Trastorno Mixto del Lenguaje receptivo-expresivo o Trastorno del Lenguaje Mixto).

B) Trastorno Fonológico

Son dificultades en la adquisición de las habilidades fonológicas debido a mecanismos internos y propios del desarrollo lingüístico, sin que intervengan otro tipo de dificultades de tipo anatómico, sensorial o neurológico. Se caracteriza por habla fluida pero difícil de ser entendido y con una comprensión del lenguaje normal o casi normal.

C) Dislalia

Son alteraciones consistentes en la articulación de algún o algunos fonemas posterior a la edad de adquisición. Puede ser funcional, sin daño orgánico o también con causa orgánica (disglosia, audiogénica o en personas con fisuras labio-palatinas).